Datos Lactancia

La leche materna es el mejor alimento que una madre puede ofrecer a su bebé por ser el más completo y
contener todos los nutrientes que el bebé necesita para su crecimiento. La Organización Mundial de la Salud
aconseja la lactancia en exclusiva hasta los 6 meses de edad y recomendable hasta los 2 años de edad.

Cuanto antes mejor. Es importante que al niño se le ofrezca el pecho en la primera media hora tras el parto.
De esta manera, se estimula el reflejo de succión del bebé, que se mantiene despierto para establecer una
lactancia adecuada.
Después de la primera toma, el recién nacido suele quedarse dormido unas horas. También es importante
no limitar el tiempo de las tomas, sólo el niño sabe cuando está satisfecho. Durante este tiempo, es
recomendable que el bebé se quede junto a su mamá para que se estimule el contacto piel con piel entre
ambos. Así, puede ofrecerse el pecho tan pronto como se observe que el niño está dispuesto a mamar, y no
solamente cuando llore.
El llanto es un signo tardío de hambre. No se debe olvidar que un recién nacido sano no necesita más
líquidos que los que obtiene de la leche de su madre, y por ello, no es necesario ni recomendable ofrecer
agua ni soluciones de suero con glucosa. Antes de darle «suplementos» o cualquier alimento distinto de la
leche materna es conveniente consultar con el pediatra.